Consejos para cuidar los pies en invierno

01.12.2017

El invierno los pies están sometidos a bajas temperaturas que pueden poner en riesgo su salud. Por esto, conviene seguir estas recomendaciones para evitar posibles complicaciones especialmente en niños y personas mayores así como en aquellos que practican deportes de invierno ya que exponen sus pies a temperaturas de congelación. Desde FisioDuero recordamos una serie de consejos que nos ayudarán a proteger la piel de nuestros pies, evitar contraer infecciones y el desarrollo de posibles patologías como sabañones, dermatitis, eccemas, etc.

 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cómo elegir el calzado adecuado. Se recomienda usar un buen calzado de abrigo que permita la transpiración del pie para que éste no se humedezca y evitar que aumente la sensación de frío. Se debe usar calcetines de fibras naturales, como la lana, que permitan mantener calientes los pies sin apretarlos ni dificultar la circulación de la sangre. Además, una vez en casa es importante evitar fuentes directas de calor como estufas o radiadores, tanto con calzado como sin él, porque podrían incentivar la aparición de sabañones (lesión dérmica que se produce por una vasoconstricción prolongada y que deriva en hipoxemia e inflamación de las paredes vasculares).
 
En invierno es habitual sufrir rozaduras al usar calzado deportivo rígido. En ese caso, se recomienda curar las heridas generadas y cambiar de calzado para evitar que se agraven las heridas o se desarrollen ampollas. En caso de generar ampollas el tratamiento aconsejado es explotarlas para evacuar el líquido, colocar povidona yodada sobre la zona pero no retirar la piel, ya que esa piel es el mejor apósito para proteger la zona. En el caso de los calcetines, deberán ser finos y estar fabricados con materiales específicos para su práctica. Así, se evitarán rozaduras, ampollas y permanecerán secos y con una temperatura adecuada. Además, si de forma habitual se utilizan plantillas, éstas deberán ser incorporadas al calzado deportivo.
 
Para estimular la circulación conviene realizar pediluvios de agua fría, agua tibia y agua fría. Esto es especialmente recomendable en las personas con problemas de circulación o tras la práctica de deportes de invierno como esquí, snowboard o senderismo, por ejemplo. Evitar que el pie está inmovilizado para activar la circulación de la sangre y que no se produzca un enfriamiento de los miembros inferiores. Si se está mucho tiempo sentado, es aconsejable masajear los pies periódicamente y realizar ejercicios específicos con ellos para mejorar la circulación y mantener una temperatura adecuada. 

 

En aquellos momentos en que se utilice calzado de fiesta, se recomienda utilizar botines frente a zapatos salón porque mantienen mejor la temperatura del pie, y en la medida de lo posible que la suela sea antideslizante para evitar resbalones. 

 

También recordar la importancia de realizarse sesiones específicas con tu podóloga en FisioDuero, ahora al igual que duerante todo el año en las que te harán una valoración del estado del pie y de las uñas y te podrán aplicar tratamientos consistentes en la deslaminación de durezas, eliminación de callosidades y helomas, fresado de talones y corte y limado de uñas.

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Please reload

FisioDuero, fisioterapia en Tudela de Duero

Dirección:  Avenida Valladolid 43 - Tudela de Duero - Valladolid - 47320

 

Atención al público:  Lunes-Viernes de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:00

Teléfono: 983 07 35 82 - 685 15 38 31

E-mail:  fisioduero@gmail.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • FisioDuero en Youtube

© 2017 by emi

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • FisioDuero en Youtube