¿Fisioterapia tras una cirugía de cáncer de mama? ¡¡SI!!

15.10.2019

La fisioterapia puede ser de grana ayuda en el proceso de recuperación tras una mastectomía o cirugía por cáncer de mama, cirugía compleja en la que se extraen una o las dos  mamas. Se realiza para tratar o para prevenir el cáncer de mama. La cirugía preventiva se practica solamente en pacientes de alto riesgo. Existen cuatro tipos principales:​

 

 

Mastectomía radical modificada: extirpación del seno, gran parte de los ganglios linfáticos axilares y, con frecuencia, la membrana que recubre los músculos del pecho. Es la mejor opción para el cáncer invasivo.

 

 

Mastectomía subcutánea: extirpación del tejido mamario y del tumor. El pezón y la areola se mantienen intactos.

 

Mastectomía total o parcial: extirpación completa del tejido mamario incluyendo pezón, areola y piel. No se extirpan los músculos y ganglios linfáticos de la mama.

 

Lumpectomía: Extirpación del tumor y algo del tejido sano alrededor de éste. Es la cirugía preferida por ser no deformante.

 

 

 

Las consecuencias de la cirugía pueden incluir:

  • Dolor o sensibilidad, hinchazón en la zona de la cirugía

  • Acumulación de sangre en la herida (hematoma)

  • Acumulación de líquido transparente en la herida (seroma)

  • Disminución movilidad del brazo o del hombro (“hombro congelado”). En el 72% de los casos donde se realizan vaciamientos axilares aparecen capsulitis adhesivas del hombro.

  • Contracturas musculares y atrofia del pectoral mayor, por lesión del nervio torácico anterior.

  • Dolor de origen nervioso (neuropático) en la pared torácica, la axila y/o el brazo que no desaparece con el pasar del tiempo (se conoce como síndrome de dolor post-mastectomía o PMPS, por sus siglas en inglés).

  • Plexopatía braquial que provoca alteraciones motoras y sensitivas, responsables de limitaciones en tareas que requieran fuerza de miembros superiores. Estas limitaciones pueden afectar también a las tareas de precisión con la mano afectada o que requieran un alto grado de sensibilidad fina, y de posturas estáticas mantenidas del brazo.

  • Adherencias y/o fibrosis en la cicatriz

  • Linfedema, siendo la complicación más frecuente tras la mastectomía, consistente en la hinchazón de tejidos blandos como resultado de la acumulación de líquido intersticial rico en proteínas, causado por un fallo en la circulación linfática

 

El abordaje fisioterapéutico es muy importante, y debe ser precoz, iniciándose, si es posible, al día siguiente de la intervención.

La mastectomía, la cirugía axilar y la reconstrucción de mama pueden crear complicaciones adicionales tales como adherencias y pérdidas de movilidad en la articulación del hombro.  Es importante que la recuperación sea llevada a cabo por un fisioterapeuta especializado para lograr una recuperación lo más exitosa posible.

Este tratamiento consta de varias fases y se realiza siempre en estrecha colaboración con el equipo médico adaptándolo en cada momento a las necesidades personales y terapéuticas de la paciente (quimioterapia, radioterapia).

 

TRATAMIENTO

Si se ha realizado una mastectomía (extirpación de la glándula mamaria) el drenaje linfático manual (DLM) es la técnica principal en el tratamiento de recuperación. El DLM acelera los tiempos de recuperación y ayuda a eliminar las molestias o el dolor postoperatorio.  Es una técnica  muy agradable de recibir,  incluso en tejidos recién operados.

 

Además de la mastectomía  es  probable que la paciente se haya sometido también a cirugía axilar (biopsia del ganglio centinela o extirpación de los ganglios axilares). La cirugía axilar puede causar: limitaciones temporales de movilidad en la articulación del hombro, dificultad para levantar los brazos, cambios de sensibilidad en el brazo y adherencias y fibrosis en la zona axilar.

 

Las cicatrices axilares suelen presentar adherencias que se pueden tratar con masaje, ultrasonido o radiofrecuencia, de esta forma mejoraremos también la movilidad del hombro. Se trata de ganar elasticidad y es recomendable la práctica de estiramientos y la hidratación continua de la región con el objetivo de mejorar la circulación en esa zona.

 

La mayoría de las pacientes se reconstruyen el pecho con expansores mamarios. El proceso de expansión de la mama dura varios meses durante los cuales es recomendable un tratamiento fisioterapéutico, cuyo objetivo sea mejorar la calidad de la piel y tejidos para facilitar la expansión. 

 

Si tienes cualquier duda, no dudes en consultarnos, en Fisioduero realizamos tratamientos completos para tu recuperación. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Please reload

FisioDuero, fisioterapia en Tudela de Duero

Dirección:  Avenida Valladolid 43 - Tudela de Duero - Valladolid - 47320

 

Atención al público:  Lunes-Viernes de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:00

Teléfono: 983 07 35 82 - 685 15 38 31

E-mail:  fisioduero@gmail.com

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • FisioDuero en Youtube

© 2017 by emi

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • FisioDuero en Youtube